miércoles, 19 de marzo de 2014

J. L. Orihuela: “La cultura que hay que extender en las redes sociales es que son lugares públicos, no son como tu casa.”


- José Luís Orihuela (@jlori) es profesor de la Universidad de Navarra, conferenciante y escritor


- Su blog eCuaderno, en el que escribe desde 2002, es uno de los más influyentes sobre comunicación digital

- Estudia el impacto de la innovación tecnológica sobre los medios y los modos de comunicación

- Sus tres últimos libros son La revolución de los blogs, Mundo Twitter y 80 claves sobre el futuro
del periodismo


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Desde hace cuatro años, se celebra en Burgos el Congreso Iberoamericano de Redes Sociales iRedes, donde se dan cita algunos de los grandes genios de la comunicación. Allí, entre bambalinas, logramos charlar unos minutos con el profesor y conferenciante José Luís Orihuela, uno de los codirectores del evento. Cientos de preguntas que hacer y muy poco tiempo para ello. Una conversación apasionante con uno de los mayores expertos en comunicación digital del mundo.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-Azken Oihuka: Como profesor de nuevas tecnologías, ¿cómo has visto la evolución de las tecnologías sociales en los últimos años? ¿Hacia dónde se dirigen?
-J.L. Orihuela: Aquí lo que ocurre es que el tiempo pasa muy rápido. En otro tipo de ámbitos, al pasar de año a año no hay cambios muy significativos. Pero como reseñaba en mi discurso de introducción (del iRedes), en el transcurso de la edición anterior a esta hemos tenido la salida a bolsa de Twitter, cosa que tiene un montón de repercusiones en contenido, experiencia de usuario y la interfaz, porque ya tiene que responder ante los accionistas, no solo ante los inversores iniciales; hemos tenido la compra de Whatsapp por parte de Facebook, algo que marca un hito en la inversión de empresas de tecnología y mostrando la tendencia en el tema de las interacciones de los más jóvenes, que va más por servicios de mensajería, que por abierto como Twitter.

-A.O: ¿Cuál es el punto en común de todos estos elementos?
-J.L.O: Veo un elemento común que es la omnipresencia de Twitter. Al final, aunque este año en el iRedes no haya formalmente una mesa o una charla sobre Twitter, siempre terminamos hablando muchísimo de ello, y es por eso que este año hemos decidido hacer un taller de fotografía y de YouTube, porque son fenómenos que también tienen lugar en internet y tienen además un “target” muy específico.

-A.O:¿Crees que finalmente todo confluirá en Twitter?
-J.L.O: No, no. Yo creo que aquí el discurso de los medios de comunicación en relación a la innovación tecnológica pivota mucho sobre la moda y la muerte. Algo o está de moda o está muerto; pero a ese discurso tradicional se le escapa la transformación social y cultural que esa tecnología ha producido.
Por ejemplo se clamaba: “¡los blogs han muerto!”. Sí, bien, pero tú entras en el portal de internet de cualquiera de los medios que dijeron durante mucho tiempo que los blogs habían muerto y todos tienen decenas, cuando no centenares, de blogs temáticos tanto del personal de la redacción como de colaboradores externos. Entonces creo que vamos a ir a soluciones que tienen un poco la idea de Facebook, que abarquen cada vez más en cuanto a medios sociales, para terminar en una especie de sistema operativo de redes sociales. Esto es lo que quiere hacer Facebook y lo que querrán hacer Google y Twitter, que son los tres que están compitiendo básicamente por lo mismo: por convertirse en la interfaz que resuelva todas tus cuestiones de comunicación.


"Este año la innovación son los talleres, que ofrecen una formación concentrada en torno a un tema y extensa"



-A.O:¿Cuál es tu cometido en iRedes como codirector y cómo surge este encuentro?
-J.L.O: Bueno somos tres codirectores, cada uno de los cuales tiene un cometido específico dentro de la
organización. Yo me dedico sobre todo al diseño académico del congreso, en cuanto a ponentes, contenido y metodologías de trabajo. Este año la innovación son los talleres, que ofrecen una formación concentrada
en torno a un tema y extensa.

-A.O:¿Cuál es el objetivo del congreso?
-J.L.O: Básicamente, el sentido del encuentro es funcionar como ámbito de reflexión, de intercambio de
experiencias y sobre todo mucho networking. Aquí todas las comidas, las cenas, las caminatas sirven para que la gente intercambie sus tarjetas o le ponga rostro a gente que lleva mucho tiempo siguiendo en las RR.SS., y nos llevamos temas para pensar. Luego, por supuesto, satisfacer a los espectadores, más aún tras la gran expansión que supone la cantidad de gente que sigue esto en el resto de España y en Iberoamérica por streaming, porque aquí cabemos físicamente 500 pero podemos tener, como otros años,
miles de personas conectadas.

-A.O:¿A qué público está dirigido el iRedes?
-J.L.O: Bueno, el evento tiene un enfoque amplio desde el punto de vista del “target”. Es un congreso
de perfil profesional más que de perfil teórico u académico, entonces interesa más a agencias de
comunicación, a community managers, a periodistas, o a estudiantes en comunicación que buscan diseñar
un perfil profesional que entronque dentro de esta industria emergente. Interesa en general a los medios
de comunicación. Cada año tenemos 20 o 30 medios de comunicación acreditados, no solo para cubrir el
evento informativamente, sino también para comprender como todo esto está afectando a la industria de los medios de comunicación.

-A.O:¿Cómo ha sido la evolución del congreso a lo largo de éstos cuatro años?
-J.L.O: Bueno, como en todas estas actividades, lo que más cuesta en un panorama de multiplicación de
eventos 2.0 es posicionar tu marca dentro del calendario de eventos, que es muy nutrido como es el caso
de España. Esta fue la dificultad el primer año sobre todo, y del segundo. Pero esas dos primeras ediciones
ya mostraron la seriedad con la que íbamos a este congreso y la voluntad de mantenerlo. Entonces, se
consolida la marca y conseguimos un nivel muy alto de fidelización porque la gente de Burgos es magnífica
y ayuda a que los conferenciantes vuelvan, y el evento está muy cuidado, evoluciona.Este año por
ejemplo hemos conseguido que la conexión Wi-Fi llegue a todas las salas y sea la esperada en un evento
de este tipo. Hay innovaciones estructurales y técnicas con los talleres y con la mejora de la red Wi-Fi.

Orihuela durante su discurso de bienvenida a iRedes
-A.O:¿En qué se diferencia escribir en papel y escribir para internet?
-J.L.O: Bueno hay 3 rasgos que existen en los medios digitales que no están presentes de la misma manera
en los medios tradicionales. Uno es la interactividad; el medio analógico funciona como una arquitectura
de distribución. El material se produce en el centro y luego se distribuye. Ese material, una vez se distribuye es consumido de manera unilateral. El contenido en red es, por definición, simétrico. Se produce una respuesta que muchas veces, como en el caso de Twitter, es inmediata Entonces esa actividad que convierte a los receptores de información también en emisores, se intensifica. Lo segundo es la hipertextualidad. La
posibilidad de construir narrativamente cosas no lineales, que son redes navegables. Por último está el carácter multimedia. Estamos ante un soporte que permite la integración de todos los formatos de información. Eso es lo que diferencia escribir en red de escribir en papel o generar contenido para medios
analógicos.

-A.O:¿Se ven alterados los límites de la libertad de expresión en uno y otro?
-J.L.O: Bueno aquí hay dos cosas. La primera es de tipo cultural o educativo, y la segunda es de tipo
legal. La de tipo cultural es que la gente en un sitio público tiende a comportarse, y en su casa a puerta
cerrada pues puede hacer lo que quiera. Esa es la cultura que hay que extender en las redes sociales,
que son lugares públicos, que no son como tu casa. La segunda es el aspecto legal, ya que hay delitos
que se cometen no porque sea publicado en Twitter, sino porque es comunicación pública. O sea, atribuir
públicamente un crimen es un crimen, lo hagas en el periódico de tu pueblo o en Twitter. Quiero decir,
que la legislación aplicable en materia de protección de derechos de autor es lo que tenemos que extender
en el ámbito digital, no pensar que necesitamos unas reglas distintas que en el mundo físico. Lógicamente
si la venta de cierto tipo de elementos está prohibida en el mundo físico, estará prohibido en internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada